La llamada reserva Hermandad fue incluida oficialmente en el sistema nacional de áreas naturales protegidas de Ecuador.

Desde el lunes 14 de marzo quedó incorporado al Sistema Nacional de Áreas Protegidas. Se prohíben las actividades que no sean compatibles con la ley ambiental. El Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica afirmó, en un comunicado, que fue suscrito el acuerdo ministerial que da paso a la oficialización de la Reserva Marina Hermandad, en Galápagos.

La  reserva llamada Hermandad , fue anunciada en noviembre en la cumbre mundial del clima (COP26), celebrada en Glasgow (Escocia), como parte «del mayor canje de deuda por hecho en el mundo», según explicó entonces el presidente de Ecuador, Guillermo Laso.

El mandatario ecuatoriano hizo el decreto de su creación el 14 de enero, en una ceremonia en las aguas del archipiélago, donde asistió su homólogo colombiano, Iván Duque; el expresidente estadounidense Bill Clinton y delegaciones de alto nivel de Costa Rica y Panamá.

“Ecuador tiene la flota pesquera más grande del Pacífico Este, haber logrado este hito de conservación para el país y el mundo, en consenso de pescadores, ambientalistas, academia y organizaciones no gubernamentales demuestra que el diálogo es fundamental para el Gobierno del Encuentro”, indicó Gustavo Manrique, ministro de Ambiente indicando también que “Se han respetado los tiempos”.

El ente ambiental informó también que “se trabaja en el plan de manejo del área protegida para su gestión eficiente” en coordinación con los Ministerios de Comercio Exterior, Inversiones y Pesca; Relaciones Exteriores y Movilidad Humana; Producción; Economía y Finanzas, y Defensa.

La nueva reserva contará con 30.000 kilómetros de zona de no producción pesquera que se ubica sobre la cordillera de los Cocos y 30.000 kilómetros de no palangre ubicada a continuación de la reserva marina en el noroeste.

La decisión de crear una nueva reserva marina de 60.000 kilómetros cuadrados en las islas Galápagos, anunciada el pasado 1 de noviembre por el presidente Guillermo Lasso, ha sido concentrada por organizaciones ambientales y gobiernos de todo el mundo.

 ¿Dónde estará ubicada la nueva reserva?

 La nueva reserva marina en las islas Encantadas se sumaría a los 138.000 kilómetros cuadrados de sus aguas que ya están protegidas actualmente y donde el 95 % de las especies registradas son únicas en el mundo. Es decir, un total de 198.000 kilómetros cuadrados protegidos.

La nueva reserva contará con 30.000 kilómetros de zona de no producción pesquera que se ubica sobre la cordillera de los Cocos y 30.000 kilómetros de no palangre ubicada a continuación de la reserva marina en el noroeste y también servirá como “laboratorio viviente” para el desarrollo de las investigaciones científicas.

¿Había otra propuesta inicial?

 Varias organizaciones, entre ellas Más Galápagos y el Frente Insular, y científicos como Alex Hearn han propuesto, desde la administración de Lenín Moreno, que la nueva reserva tenga una extensión de 445.951 kilómetros cuadrados compuestos de cuatro zonas de ordenamiento pesquero. Esta propuesta había generado críticas desde el sector pesquero industrial. Luego de conversaciones, encabezadas por el ministro del Ambiente, Gustavo Manrique, se acordaron los 60.000 kilómetros cuadrados, destacado Lasso.

¿A cuánto asciende el canje de deuda por conservación para la nueva área marina en Galápagos?

 Esta zona tiene una arquitectura financiera basada en la recompra de bonos de deuda ecuatoriana por parte de tres grandes entidades internacionales, los cuales serían canjeados por bonos azules. La operación sería de al menos $ 1.100 millones , según Roque Sevilla, presidente del Grupo Futuro que apoyó el proyecto y que hoy es asesor en la gestión Ambiental. Sin embargo, Lasso dijo, en una entrevista con BBC, que el valor nominal sería cerca de $300 millones, que con el tiempo se cambiarán en un fondo a perpetuidad. De esta manera, sería la más grande operación de canje de deuda en la historia del Ecuador.

Fundación Pew, la Corporación para el Desarrollo de EE. UU. y el Banco Holandés de Desarrollo participarán en este financiamiento. Así, la estructura financiera arrojaría unos $ 14 millones anuales para la protección ad infinitum.

El dinero se invertirá en obras de infraestructura básica al menos en las tres principales islas del archipiélago de Galápagos con proyectos de agua potable y alcantarillado a las principales islas, y también para el patrullaje del área protegida, verificado Lasso.

Además, el gobierno a dado visto bueno a la creación de un fideicomiso cuyo beneficiario sea el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica para que dispongan de lo recaudado y que sea administrado por el Parque Nacional Galápagos.

¿Por qué se dice que la ampliación de la Reserva Marina de Galápagos formaría parte del área protegida más grande del mundo?

Porque Guillermo Lasso, en el marco de la COP26, también hizo un acuerdo con sus pares de Colombia, Panamá y Costa Rica en el que se comprometieron a la conservación y manejo de los ecosistemas intermedios en el Corredor Marino del Pacífico Este Tropical. Este acuerdo amplía la protección medioambiental sobre algunas de las regiones que se consideran más ricas en biodiversidad del mundo como la isla del Coco, en Costa Rica; Galápagos, en Ecuador; Malpelo, en Colombia, y Coiba, en Panamá.

Tensión en el sector pesquero por decreto presidencial

Tras el anuncio de la firma del acuerdo ministerial para que entre en vigor esta nueva reserva, varios representantes del sector pesquero industrial y artesanal mencionan que el decreto se han cambiado varios aspectos del acuerdo inicial pactado con el gobierno. Según Luis Eduardo Vivanco del medio digital “la Posta”, la tensión en el sector pesquero se da porque el decreto presidencial de la reserva marina de Galápagos no se ajustaría a lo presentado en Glasgow ni a lo socializado entre todos los actores.

Según varios analistas, la explicación es sencilla, los que ordenan y manejan el Parque Nacional Galápagos que trabajan bajo la figura de ambientalistas y conservacionistas, son los mismos que manejan el negocio turístico dentro de las Islas y tienen alcance directo al círculo cercano del Presidente Lasso .

Estos grupos ambientalistas y ONG´s tienen su agenda propia, le vendieron la idea al Presidente de que socializaron con los diferentes actores sociales, entre ellos el sector pesquero artesanal de Galápagos e industrial del Ecuador, pero no dejarán que el manejo de la Reserva Marina sea ​​manejado por nadie mas que no sean ellos. (I)