En Floreana, un conjunto de especies invasoras amenazan a las plantas y los animales nativos a través de la depredación y competencia por recursos.

El cucuve de Floreana, por ejemplo, hoy es una especie en peligro crítico, puesto que ya no puede reproducirse en la isla de la que es oriundo debido a los gatos ferales y ratas invasoras. Actualmente se encuentra restringido a dos pequeños islotes cercanos, Champion y Gardner. Por motivos como éste y con el fin de restaurar el ecosistema de la isla Floreana mediante la remoción de estas especies invasoras, nace el proyecto de Restauración Ecológica para las Isla Floreana del Parque Nacional Galápagos, mismo que será ejecutado por Island Conservation, una red de conservacionistas fundada en 1994. Este proyecto llegará a su fase final en 2023.